Alice Ball: la joven química que encontró el tratamiento contra la lepra

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Alice Augusta Ball fue una química afroamericana que desarrolló el primer tratamiento exitoso para quienes padecen lepra, también conocida como la enfermedad de Hansen.

Ball nació el 24 de julio de 1892 en Seattle, Washington, y murió el 31 de diciembre de 1916. Fue la primera persona afroamericana, y la primera mujer, en graduarse con una Maestría en Ciencias en Química del Colegio de Hawaii (hoy Universidad de Hawaii). Murió trágicamente, a la edad de 24 años, y durante su corta vida no pudo ver el impacto de su descubrimiento, pues fue hasta años después de su muerte que obtuvo el crédito que merecía.

Ball era hija de una fotógrafa, y un abogado. Fue la tercera hija de cuatro hermanos. Su familia llevaba un estilo de vida de clase media y, en 1903, pasaron del frío de Seattle al clima cálido de Honolulu con la esperanza de que los dolores de la artritis del abuelo paterno se aliviaran. Tristemente, éste murió poco después de su mudanza y la familia se movió nuevamente a Seattle. Ball se destacó en Seattle High School, se graduó en 1910 y obtuvo múltiples títulos de postgrado de la Universidad de Washington y el Colegio de Hawaii.

Luego de graduarse en química farmacéutica (1912) y farmacia (1914) en la Universidad de Washington, Ball fue a trabajar al Colegio de Hawaii donde le ofrecieron un puesto de docencia e investigación y se convirtió en la primera instructora de química de la institución, cuando apenas tenía 23 años.

Como investigadora de laboratorio, Ball trabajó duramente para desarrollar un tratamiento exitoso para quienes padecían lepra. Su investigación la llevó a crear el primer tratamiento antileproso inyectable con aceite del árbol chaulmoogra, que hasta ese momento solo era un agente tópico moderadamente exitoso que se usaba en la medicina china y la india.

La científica aisló con éxito el aceite en componentes de ácidos grasos de diferentes pesos moleculares, lo que le permitió crear una fórmula inyectable soluble en agua. El rigor científico de Ball produjo un método altamente exitoso para aliviar los síntomas de la lepra, más tarde conocido como el “Método Ball”, que se utilizó en miles de individuos infectados durante más de 30 años hasta que se introdujeron los medicamentos con sulfonas.

El “Método Ball” fue tan exitoso que los pacientes de lepra fueron dados de alta de hospitales e instalaciones de salud de todo el mundo, incluyendo Kalaupapa, una instalación de aislamiento en la costa norte de Molokai, Hawaii, donde miles de personas que sufrían de lepra murieron en años anteriores. Gracias a Ball, las personas desterradas por la lepra ahora podrían regresar con sus familias, libres de los síntomas de esta enfermedad.

Muerte y descubrimiento: Crédito robado

Ball murió de forma trágica el 31 de diciembre de 1916, con apenas 24 años, después de sufrir complicaciones por la inhalación de gas de cloro en un accidente de enseñanza de laboratorio, por lo que no pudo ver el impacto de su descubrimiento.

Después de su muerte, el presidente del Colegio de Hawaii, Arthur Dean, continuó la investigación de Ball sin darle crédito por su descubrimiento. Dean incluso llegó a reclamar el descubrimiento como suyo, llamándolo el “Método Dean”.

En 1922, seis años después de la muerte de Ball, el doctor Harry T. Hollmann, cirujano asistente del Hospital Kalihi que originalmente alentó a Ball a explorar el aceite de chaulmoogra, publicó un documento que le otorga a Ball el crédito que merecía. Aun así, Ball permaneció olvidada de la historia científica hasta hace poco.

En el año 2000, la Universidad de Hawaii-Mānoa colocó una placa de bronce frente a un árbol chaulmoogra en el campus para honrar la vida de Alice Ball y su importante descubrimiento. La exgobernadora de Hawaii, Mazie Hirono, también declaró el 29 de febrero “Día de Alice Ball”. En 2007, la Universidad de Hawaii le otorgó póstumamente la Medalla de la Distinción de los Regentes.

En 2017, Paul Wermager, un erudito que ha investigando y dado conferencias sobre Alice Ball durante años, estableció la beca Alice Augusta Ball para apoyar a los estudiantes de la Facultad de Ciencias Naturales que cursan estudios de química, biología o microbiología. Durante el anuncio de la apertura de esta beca, Wermager señaló:

No solo superó las barreras raciales y de género de su tiempo para convertirse en una de las pocas mujeres afroamericanas en obtener una maestría en química, sino que también desarrolló el primer tratamiento útil para la enfermedad de Hansen. Su increíble vida se acortó demasiado a la edad de 24 años. Quién sabe qué otro trabajo maravilloso podría haber logrado si hubiera sobrevivido.

Con información de Biography.

Share.

About Author

Leave A Reply