Alumnas de CCH crean popotes de bioplástico a partir del mango

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Iztel Paniagua y Alondra López, ambas alumnas del CCH Oriente, se inscribieron al Club de Química de su escuela con el objetivo de llevar a cabo un proyecto para apoyar el medio ambiente y proteger a los animales.

El resultado de su trabajo son unos popotes de bioplástico hechos a partir de cáscara de mango. En un video difundido por el noticiero En Punto de Televisa, se ve cómo las estudiantes mezclan cáscara de mango con agua, agregan almidón y vacían la mezcla en un marco de serigrafía, con lo que crean una película a partir de la cual se construyen los popotes 100 por ciento biodegradables.

«El plástico normal se degrada hasta en cien años —comenta Itzel Paniagua—, nuestro bioplástico es 100 por ciento natural; el día que lo dejemos de utilizar o ya no nos sirva lo podemos enterrar o poner en agua y de igual manera se va a degradar de 4 a 6 meses tarda en degradarse».

Apoyadas por su profesora Cecilia Espinosa, las chicas trabajaron durante un año para obtener la fórmula que permite crear el bioplástico con el que contraten los popotes, pero no piensan quedarse solamente ahí, ya que han pensado en patentar su desarrollo para que pueda utilizarse de forma masiva.

«La UNAM nos va a apoyar para la patente, para que se pueda llevar a la industria, como nosotros nos especificamos más en los popotes, no descartamos la idea de que se puedan hacer bol¡las, desechables o algo para que ya no contamine», afirma Paniagua.

El objetivo de estas jóvenes es que su invento esté listo para comercializarse en 2020, cuando entre en vigor la ley de residuos sólidos para la Ciudad de México, misma que prohibirá el uso de plásticos derivados del petróleo.

Share.

About Author

Comments are closed.